¿Y por qué tú?

¿Quieres vender más?

Para que el cliente pueda elegir tu servicio, le has de convencer de que lo que aportas vale más que el dinero que quieres a cambio.

Pero….

Lo que aportas a tu cliente NO es el producto o servicio que vendes.

Lo que aportas a tu cliente es en qué sentido tu cliente estará mejor cuando haya finalizado la transacción. O cuando haya adquirido el producto o hayas prestado el servicio.

¿Cómo va a mejorar su vida?

Si no lo tienes claro, es muy fácil que te dediques a pregonar las bondades del producto, lo bueno que es, la calidad que tenéis, la experiencia que atesoráis… en lugar de decir exactamente ¡qué gana con elegirte a ti!

 

Y, así, perderás su atención.

 

Lo único que le interesa a tu posible cliente es «cómo mejoraras su vida».

 

  • Quitándole problemas
  • Facilitándole algo
  • Proporcionándole experiencias placenteras

 

Eso es todo.

 

Orienta tu marketing alrededor de esto y le estarás diciendo a tu cliente por qué debe escogerte a ti.

 

Si las ideas de esta entrada te parecen interesantes y de ayuda, con el coaching empresarial puedes hacerlas tuyas para siempre.

Es decir, conseguir que se conviertan en parte de ti, y de cómo abordas tu negocio.

Si te interesa explorar lo que el coaching empresarial puede hacer por ti, y por qué tantos empresarios y ejecutivos (además de deportistas, artistas y todos los que quieren rendir al máximo nivel) utilizan el coaching, aquí puedes encontrar más información.

El coaching empresarial es un proceso que puede transformarte personalmente a la vez que transforma tu negocio.

También te puede interesar…

R

Encuéntrame