El Escollo de los Emprendedores

Hay muchos retos con los que se enfrenta un nuevo pequeño empresario. Entre ellos, el más importante – con diferencia – (pues es el que tiene mayor efecto sobre sus probabilidades de éxito empresarial) es su mentalidad.

En general, al pequeño empresario le cuesta mucho verse como empresario. Es decir, no está enganchado con la idea de que lo que está produciendo, creando, generando es una empresa. Suele estar muy enganchado en su producto o servicio. Esto produce muchas dificultades en su día a día, desde cómo relacionarse con sus clientes, cómo vender, cómo hablar de lo que ofrece, hasta (y esto es lo más importante) a qué tareas dedica su día a día.

Al no hacer lo que debería de estar haciendo (porque interpreta la situación erróneamente o porque le resulta difícil o porque no sabe hacerlo bien aún) las cosas acaban imponiéndose y termina abocado a ir de acá para allá apagando un fuego tras otro, y entra en la dinámica que todos conocemos en la que creo que soy el jefe de la empresa, pero hago de todo y nada funciona si no estoy. En lugar de dirigir yo la empresa, es la empresa la que dirige mi vida.

Lo más pernicioso de esto es que al ser tan común, todo el mundo lo ve como normal y no se dan cuenta de que si estás apagando fuegos constantemente, tu empresa se está yendo a pique, o al menos no está creciendo como podría crecer.

Es importante recordar que los que fracasan (y son muchísimos, como bien nos dicen las estadísticas) nunca lo hacen habiéndose quedado en casa mirando la pared. Lo hacen tras estar completamente implicados y y moviéndose e intentándolo (a su modo de ver). Por lo tanto, la sensación de que estoy trabajando muy duramente, o haciendo todo lo que puedo, no es ningún indicador de si estoy haciendo lo que debo (más bien lo contrario: si andas de acá para allá, desde hace más de 2 semanas, probablemente tienes un enfoque equivocado).
Salvar este escollo es complicado porque la perspectiva que uno tiene limita lo que ve. Creo que lo que veo es lo que hay y ahí es dónde me muevo. No veo y no veo que no veo. Por esto me parece importantísimo buscar ayuda: trabajar con un profesional que ayude a recordar siempre la perspectiva adecuada, unirse en grupos de personas que tengan prohibido quejarse, buscar alguna estructura de soporte y apoyo a la nueva mentalidad, buscar modelos de personas que hayan tenido éxito (como quieras que lo describas), etc.
Si no tengo la mentalidad adecuada, la tierra adecuada en la que puedan germinar las ideas, da igual la información que me llegue: no va a dar fruto. El cambio de mentalidad no es fácil y sólo es muy difícil lograrlo, pero el primer paso es darse cuenta de la necesidad de cambiar de mentalidad.

También te puede interesar…

Dirigir a otros

Ser jefe… Para dirigir una empresa, un departamento o un equipo - que en realidad es dirigir personas -, es preciso...

Tu Futuro

  Tu futuro está en tus manos.   Lo estás eligiendo continuamente:   Con tus acciones eliges tu futuro...

¿Quieres una sesión gratuita de coaching?

Si te tomas en serio el impacto que puedes generar a través de tu trabajo, permítete este espacio para potenciar tus acciones.

R

Encuéntrame