Vivimos con una fantasía. Esta fantasía tiene, como las monedas, dos partes. La primera parte la podríamos describir más o menos así: a pesar de no cuidar lo que entra en mi mente, en realidad, tengo una mente tan preparada, fuerte, flexible, adaptable, capaz, como la...

leer más