¡¡Balones fuera!!

Los bancos no dan dinero a las empresas.

Es imposible encontrar profesionales que quieran trabajar y sepan hacerlo.

La Administración no ayuda suficientemente a los empresarios…

Sí, es posible que esas situaciones de las que todos hablan existan: «la crisis», dificultades para encontrar financiación, problemas con los colaboradores y empleados, pero siempre hay empresas que logran salir adelante, innovar, mejorar y otras no. ¿Por qué? 

Ahora es «la crisis», antes era la falta de apoyo de la Administración, la competencia desleal, la caída de los precios, la subida de los precios… lo que sea.

Para poder salir adelante, y alcanzar sus objetivos, el pequeño empresario ha de dejar de echar balones fuera y comenzar a mirarse por dentro.

El caso es que echándole la culpa a los demás, no voy nunca a resolver mi situación. Es mejor, o al menos más productivo, que me pregunte a mí mismo: Cuando la economía iba mejor, ¿estaba mi empresa bien estructurada y controlada?  ¿O simplemente me beneficiaba de un un buen momento económico? Quizá el problema principal sea que esta conyuntura económica, no sólo añade algunas circunstancias que hacen más delicada la gestión de la empresa, sino que también pone en evidencia que no estoy en control de mi negocio. Pero esto no es el caso sólo ahora, que «va mal». Tampoco estaba en control del negocio cuando «iba bien».

Los que por un lado piensan que su falta de éxito es culpa de factores ajenos a ellos, cuando la empresa va bien, o mejor, se enorgullecen como si fuesen responsables del éxito.

Lo cierto es que puede que no sepan porqué les va bien, y por lo tanto no pueden reproducir la situación en otro momento, ni observar qué hay que cambiar por las nuevas circunstancias.

Además de ser un gasto energético improductivo, quejarse de estas cosas nos impide mirar en la dirección adecuada, en la dirección en la que puedo encontrar alguna respuesta, es decir, en mi interior.

Preguntas que te hago o te invito a hacerte:

¿Sé lo que hago como empresario?

¿Cómo empresario, cuál considero que es mi actividad principal?

¿Cuánto tiempo paso al día, pensando en cosas que no puedo cambiar, en lugar de buscando mejorar aquellas que sí puedo cambiar?

Si las ideas de esta entrada te parecen interesantes y de ayuda, con el coaching empresarial puedes hacerlas tuyas para siempre.

Es decir, conseguir que se conviertan en parte de ti, y de cómo abordas tu negocio.

Si te interesa explorar lo que el coaching empresarial puede hacer por ti, y por qué tantos empresarios y ejecutivos (además de deportistas, artistas y todos los que quieren rendir al máximo nivel) utilizan el coaching, aquí puedes encontrar más información.

El coaching empresarial es un proceso que puede transformarte personalmente a la vez que transforma tu negocio.

También te puede interesar…

R

Encuéntrame