Un experimento

Algo que hago con mis clientes, cuando aún no tienen un sistema bien establecido para vender su producto o servicio, es invitarles a vender de la manera más «básica»: coger el teléfono y ponerse a llamar.

En un varias ocasiones, hemos conseguido aumentar sus ventas x2, x3 y hasta x5, simplemente estableciendo contacto con posibles compradores.

  • En un caso fue poniéndose en contacto con personas que en algún momento en el pasado habían manifestado interés, pero hacia tiempo (hasta años) que no habían vuelto a dar señales de vida.
  • En otro caso, la empresa pasó de estar a punto de cerrar a tener su mejor año en facturación, simplemente recopilando todos los presupuestos enviados en los dos últimos años y llamando para interesarse por la situación. Así de sencillo.
  • En otro caso, simplemente haciendo una lista de empresas que cumplían el criterio que habíamos establecido y ponerse a hacer un número concreto de llamadas cada día.

Vender de manera sofisticada es, probablemente, mejor que vender de manera «burda». Pero salir a vender, aunque sea de manera «burda», aunque sea llamando puerta a puerta, es infinitamente superior a quedarse delante del ordenador.

¡SAL A VENDER!

También te puede interesar…

Tu Futuro

Con tus acciones eliges tu futuro cada día

Valores para una Pandemia

  La vida real Hace unos días escuché a un locutor de radio reflexionar sobre esta vida irreal que ahora llevamos...

Higiene Financiera

Ahora que la higiene está en boca de todos, podemos aprovechar y aplicar el concepto a otra área: el área financiera....

¿Quieres una sesión gratuita de coaching?

Si te tomas en serio el impacto que puedes generar a través de tu trabajo, permítete este espacio para potenciar tus acciones.

R

Encuéntrame