A veces, en el fragor del día a día, atendiendo a todo lo que tenemos que hacer (o al menos a todo lo que se nos va presentando), podemos tener una sensación de que la empresa no va bien, o yo no lo estoy haciendo bien: me veo corriendo de acá para allá, siempre...

leer más