El proceso de coaching y sus diferentes etapas: ¿Dónde estás tú?

El proceso de coaching es un trabajo a corto plazo en el que repasarás (o descubrirás) tus necesidades, plantearás metas, crearás método para conseguir tus logros y, finalmente, medirás los resultados obtenidos.

El coach te acompaña en esta empresa para que aprendas a priorizar y ver de qué manera puedes conseguir los objetivos marcados.

Al ser un proceso metodológico, el coaching tiene diferentes etapas. Si ya te has embarcado en esta transformación, entonces te interesa saber en qué parte del proceso te encuentras y prepararte para lo que viene, así como valorar lo que has hecho hasta ahora.

Primer paso: conocerte y conocer a tu coach

En esta primera etapa generarás una relación de confianza con tu coach. El primer acercamiento se trata de evaluar tu estado actual, qué quieres trabajar y mejorar, e incluso desvelar capacidades y obstáculos que no tenías en cuenta.

Como parte de esta evaluación, repasarás con tu coach tu historia personal y profesional, lo que has conseguido hasta ahora y de qué manera lo has logrado.

El coach se servirá, además, de herramientas de evaluación para identificar fortalezas y áreas que necesitan un mayor desarrollo. No descartes tampoco la posibilidad de que se den una serie de entrevistas con personas cercanas a ti de ser necesario.

Después, tu coach y tú discutirán tus impresiones sobre cómo te ves en la actualidad y tus metas. El coach entonces establecerá normas de confidencialidad y marcará la forma de trabajo a seguir.

Marcar objetivos como mapa de ruta

Después de haber recolectado toda la información necesaria, tu coach y tú diseñarán un plan. Así, podrás poner el foco en tus expectativas, metas y de qué manera vas a conseguir todo esto.

También te enfocarás en las cosas que quieres cambiar y los comportamientos que no se ajustan con tus nuevas metas. Todo esto, sin perder de vista tus fortalezas y la manera de poder aplicarlas al plan.

El proceso de coaching y sus diferentes etapas

Otro factor importante que tendrán en cuenta con tu coach son los obstáculos que se han presentado para poder llegar a tus objetivos.

De esta manera, identificarás áreas de oportunidad para el cambio y nuevas formas de actuar en tu día a día, además de fortalecer tus cualidades. El resultado de todas estas observaciones será tu plan de acción.

A partir de este momento, las sesiones con tu coach estarán orientadas a establecer estrategias y dar seguimiento a su desarrollo.

Puesta en marcha del plan

Con las metas puestas sobre el papel ha llegado el momento de empezar a hacer los cambios necesarios para conseguirlas. 

Esto puede requerir, por ejemplo, que integres nuevos comportamientos, apliques otras habilidades, pruebes programas de formación específico en las áreas que quieres mejorar, entre otras tantas.

El coach será la persona que evaluará tu progreso, verá contigo cuáles están siendo los resultados de esas acciones y, sobre todo, te ayudará a descifrar formas alternativas de actuar en diferentes escenarios.

Tus acciones deberán estar en consonancia con tus meta, lo que será fundamental al momento de evaluar el éxito de tu proceso con tu coach.

Otro elemento que se pondrá bajo la lupa es tu nivel de compromiso. Si bien has empezado esta transformación por una motivación propia, lo cierto es que muchas veces la gente suele desistir o volver a esquemas conocidos. Tu coach está aquí para recordarte cuál es el camino a seguir.

Medir resultados

Como comentaba, el coaching es un proceso a corto plazo. Esto significa que tu coach no estará siempre a tu lado. Teniendo esto en mente, el coach querrá cerrar el desarrollo de su metodología midiendo los resultados del plan de acción.

La evaluación puede ser no solo a través de tus observaciones, sino también la de terceros. Otra forma de evaluación será revisar las plantillas y cuestionarios que realizaste en las primeras sesiones. Si todo ha ido bien, entonces notarás el cambio a través de las respuestas e índices de satisfacción que tienes con tu vida y carrera.

Cuando los resultados son favorables, entonces la presencia del coach es cada vez menor. En este último estadio es cuando debes estar más comprometido. Esta fase es el gran impulso hacia la persona que quieres convertirte.

Muchos profesionales del coaching se inclinan por tener una última sesión de seguimiento unas semanas después de haber dejado a su cliente para tener los últimos comentarios, ver los logros conseguidos y la sostenibilidad del plan, así como cerrar el proceso de coaching con un informe final.

Espero haber despejado algunas dudas sobre este tema y aprovecho de invitarte, en caso de que quieras conseguir más información sobre el coaching empresarial, a que revises mi perfil y veas el trabajo que he realizado a lo largo de mi carrera profesional.

También te puede interesar…

El Valor para la Sociedad

Valor para la sociedad El valor que representa tu negocio para la sociedad En los anteriores artículos hemos hablado...

El valor en tu empresa

El valor en tu empresa El valor de tu empresa radica en lo que aporta en varias dimensiones. Lo que ofrece a tus...

¿Quieres una sesión gratuita de coaching?

Si te tomas en serio el impacto que puedes generar a través de tu trabajo, permítete este espacio para potenciar tus acciones.

R

Encuéntrame