El círculo de interés y la esfera de influencia

Un poco en la misma línea de un post anterior, sobre quejarse de aquello sobre lo que no podemos cambiar, quería repasar una idea que viene de Stephen Covey referente a nuestra esfera de influencia. Este es un tema recurrente en el coaching, y también en el coaching empresarial: a qué dedicamos nuestro tiempo y energía como empresarios, es uno de los principales factores en nuestro éxito o ausencia de él.

La idea básica es que todos tenemos intereses variados: la economía, nuestra salud, el calentamiento global, el bienestar de nuestra familia, la guerra en Oriente Próximo… y esto se puede reflejar en un círculo como en esta imagen:

Si observamos las cosas que forman parte del círculo de interés veremos que hay cosas sobre las que no tenemos ningún control,  y otras sobre las que podemos actuar directamente. Estas últimas las podríamos identificar mediante un nuevo círculo, dentro del anterior, que llamaremos esfera de influencia:

El siguiente paso es ver cuánta energía dedicamos a los diferentes círculos: cuánta a temas sobre los que sí podemos hacer algo y cuánta a cosas que no podemos afectar. La manera “proactiva” de funcionar es dedicar la mayoría de nuestra energía a las cosas que sí podemos controlar o sobre las que podemos influir. Lo curioso es que cuanto más dedicamos a la esfera de influencia, más crece esta y logramos tener más y más efecto a nuestro alrededor:

A la inversa, si dedicamos sobre todo tiempo a nuestro círculo de interés, pero no en la esfera de influencia, lo contrario ocurre: somos reactivos y nuestra área de influencia se ve reducida:

Una de las señales de que estamos pasando tiempo fuera de nuestra zona de influencia es si nos oimos quejarnos de lo que ocurre, de lo que otros hacen o dejan de hacer, de lo que hubiéramos hecho “si no fuera por que…” o “si tuviera esto o aquello”, o si…  ¿Y por qué ser proactivo? Porque significa que estamos dispuestos a asumir responsabilidad por dónde estamos y hacia dónde nos movemos.

En resumen: centrarnos en nuestra esfera de influencia nos beneficia: avanzamos en las cosas sobre las que podemos influir, dedicamos energía a desarrollarnos y crecer, y además nuestra área de influencia crece. Dedicar energía fuera de nuestra esfera de influencia nos hace sentirnos frustrados, limitados y además reduce  nuestra esfera de influencia.

Por supuesto esto supone que somos capaces de ver la diferencia entre las cosas sobre las que tenemos un efecto directo, sobre las que podemos tener una influencia indirecta y aquellas sobre las que no tenemos ninguna influencia.

Como primer paso podemos hacer el siguiente ejercicio: observar durante un día completo qué lenguaje utilizamos. ¿Cuántas veces hablamos en términos de “si no fuera por….”, ” no puedo”, “no se puede hacer”, “tengo que hacer…” puede que nos sorprendamos con el resultado.

También te puede interesar…

Dirigir a otros

Ser jefe… Para dirigir una empresa, un departamento o un equipo - que en realidad es dirigir personas -, es preciso...

Tu Futuro

  Tu futuro está en tus manos.   Lo estás eligiendo continuamente:   Con tus acciones eliges tu futuro...

¿Quieres una sesión gratuita de coaching?

Si te tomas en serio el impacto que puedes generar a través de tu trabajo, permítete este espacio para potenciar tus acciones.

R

Encuéntrame