Casos Prácticos Coaching para PYMES

Caso Práctico II - Coaching PYMES: Empresa del sector de la construcción que triplica su facturación

Introducción:

Este nuevo caso práctico pretende ilustrar una vez más el proceso de desarrollo y crecimiento que sigue un cliente de XLNS Coaching, así como algunas herramientas, procesos y habilidades que entran en juego y, también, el tipo de resultados que puede obtener el empresario que decide dar un paso concreto y comenzar un proceso con XLNS Coaching.

MV, el propietario de esta empresa, es un hombre de 39 años. Tiene su empresa desde hace algunos años y había logrado hacerla crecer. En un momento inicial tuvo un socio, pero tras un año se hizo con el control de la empresa. MV tiene conocimientos empresariales más profundos de lo que es habitual en un pequeño empresario: es licenciado en Ciencias Empresariales y, además, lee asiduamente revistas para empresarios y libros orientados a emprendedores. Adicionalmente, tiene iniciativas para organizar a otros empresarios de manera que se ayuden entre ellos, etc. En resumen: no es alguien para quien los conceptos empresariales sea una novedad, a diferencia de lo que es habitual en las pymes.

En el año 2007 el negocio sufrió una importante caída de facturación, que se prolongó hasta tal punto que a finales del 2009, MV comenzó a contemplar la idea de cerrar su empresa.

Su empresa se dedica a la aplicación de pintura en exteriores y, por supuesto, una “explicación” inmediata era que “la cosa” (es decir, la economía) estaba muy mal. No obstante, MV decidió comenzar un proceso de coaching conmigo, a finales de 2009 a raíz de un artículo sobre mí que leyó en una revista.

Cuando comenzamos a hablar, sólo quedaba él en la empresa y su percepción era que tendría que cerrar pronto, ya que los pocos trabajos que había en el mercado se los llevaban gente que hacía unas reducciones de precio inconcebibles, lo que él llamaba “piratas”. “El cliente”, decía MV, “ahora sólo va por precio”. Cuando comenzó el proceso de coaching empresarial, era a modo de un “último cartucho”: o eso o cerrar. Cero obras y cero proyectos a la vista.

En el momento final que recoge este documento, MV ha concluido el año con una facturación de 600.000€, tiene cerca de 30 personas trabajando en las obras en marcha, además de una persona en labores administrativas y otra como técnico de apoyo. Ahora, su trabajo diario consiste mucho más en seguimiento de actividades comerciales, considerar posibilidades de expansión y sistematización y, sobre todo, dirigir el destino de su empresa y el suyo.

Para descargar el caso práctico en su totalidad y ver cómo ha podido hacerlo, rellena el formulario que aparece más abajo y lo recibirás inmediatamente.

Espero que te sea de utilidad y te deseo todo el éxito posible.