Home

Bienvenido, bienvenida: Como tantos otros, seguro que como tú, comencé mi andadura empresarial, después de una carrera dentro de otra empresa, con las armas a mi disposición: mis conocimientos profesionales y muchas ganas de poner en marcha mi propio proyecto.

Tras unos meses iniciales con proyectos procedentes de contactos que traía de mi vida profesional anterior, y ya con 3 personas en plantilla, sufrí una detención en las ventas que me obligó a reducir la plantilla a lo mínimo: otra persona a tiempo parcial y yo. Comenzaba la travesía por el desierto.

Cuando no encontré salida, me di cuenta de que igual había algo que aprender sobre "esto de llevar una empresa". Durante 18 meses me formé leyendo libros, haciendo cursos, implantando sistemas... a la vez que sacaba adelante yo mismo la poca actividad que llegaba a la empresa.

Gracias a esto y a que mis proveedores y mi banco creyeron en mí lo suficiente como para darme un margen más allá de lo mínimo, la empresa comenzó a crecer. A los 18 meses habíamos salido de los números rojos, y comenzamos un crecimiento del 30% anual durante los siguientes 4 años.

Tres años más tarde la empresa tenía 9 personas contratadas a tiempo completo y trabajaba con otros 20 colaboradores externos.

En aquella época aprendí que las empresas se rigen por unos criterios concretos independientes del sector. Recuerdo que los colegas que conocía, cuando les contaba lo que había hecho y cómo lo había hecho, solían decir: "Sí, pero en mi caso es distinto...", y siempre tenían un motivo para pensar que la situación de trabajar demasiadas horas, y no tener nunca el control de la situación, no tenía nada que ver con lo que ellos hacían.

Es curioso porque ahora, como coach empresarial, ésta es una de las primeras respuestas que recibo: "Este sector es diferente". Sin embargo, incluso en los peores momentos económicos siempre hay empresas que consiguen salir adelante. Y curiosamente, las que lo consiguen hacen todas cosas muy parecidas. Lo que aprendí es que se trata de desarrollar una perspectiva y una mentalidad específicas: la mente de emprendedor.

Tu momento para el coaching

Si piensas que tu destino está al menos parcialmente en tus manos, que depende de lo que decides hacer o no hacer; si estás cansada o cansado de quejarte de "la situación"; si quieres hacer algo para acercarte a tus objetivos y dejar de interpretarte como "víctima" de las circunstancias, te invito a que des un paso concreto: Solicita una sesión de coaching gratuita y sin ningún compromiso. Comprobarás en primera persona cómo te puede ayudar el coaching.

Actúa ahora para que comience el cambio

Antes de marchar, me gustaría que considerases la siguiente pregunta: ¿Si decides no hacer nada ahora, cómo crees que habrá cambiado la situación de tu empresa o tu situación profesional dentro de 6 meses? ¿Dentro de 12 meses? ¿Estás dispuesto a seguir "soportando" las circunstancias? ¡Si no haces nada, lo más probable es que nada cambie! Sólo depende de ti.

100% garantizado

Ten en cuenta, además, que si inviertes en un paquete de coaching empresarial y tras el primer mes no estás satisfecho, sólo tienes que decirlo y te devolveré tu dinero. ¡Sin preguntas!

Para solicitar una sesión gratuita y sin compromiso, sólo tienes que pinchar aquí.

Juan Antonio Martínez

678 51 3663