Home

Érase una vez una tierra llamada Planilandia(*) en la que vivían seres bidimensionales y todo transcurría en dos dimensiones. Sus habitantes, cuadrados, triángulos, pentágonos, se movían con soltura por todo lo largo y lo ancho de su mundo. Nuestro héroe, un cuadrado procedente de la casta de caballeros y profesionales, tiene un sueño sobre un mundo en el que sólo existe una dimensión: Linealandia.

El rey de Linealandia, a pesar de los esfuerzos y explicaciones de nuestro amigo “Cuadrado”, no logra ver más allá de la infinita línea que constituye su universo. Le resulta imposible ver, ni siquiera concebir, una segunda dimensión.

El rey de Linealandia no entiende al cuadrado

Un buen día, una esfera se pasa por Planilandia y visita a “Cuadrado”. Este no acaba de comprender que se trata de una esfera y piensa que es un círculo que aparece y desaparece conforme se mueve en el plano en el que vive “Cuadrado”. Finalmente, “Cuadrado” visita Espaciolandia y acaba por darse cuenta y comprender la tercera dimensión.

“Cuadrado” vuelve a Planilandia y durante un sueño, recibe de nuevo la visita de la esfera quien le presenta un nuevo mundo: Puntolandia. El punto (único habitante, monarca y universo todo en uno) percibe todo intento de comunicarse con él desde fuera, como un pensamiento que se origina en su propia mente. Este sueño ayuda a “Cuadrado” a darse cuenta de la relación que existe entre el desconocimiento de los monarcas de Puntolandia y Linealandia y el suyo propio con respecto a la tercera dimensión.

En el libro, la esfera puede estar al lado de “Cuadrado” sin que este la vea, puede entrar y salir, moviéndose por la tercera dimensión, de lugares para ellos cerrados. Puede ver cosas desde una perspectiva que nadie en Planilandia tiene.

La esfera vista por el Cuadrado

Por si quieres leer el libro, no te cuento el final. Pero acaso te preguntas qué tiene esto que ver con el coaching empresarial.

El proceso que ha de seguir un profesional para convertirse en empresario es similar de algún modo al proceso que tiene que seguir “Cuadrado” para comprender Espaciolandia. Hasta que no perciba la nueva dimensión, ni siquiera puede ver la esfera.

De igual modo, hasta que el profesional no comprenda y absorba la perspectiva, la dimensión empresarial, no podrá “ver” la situación desde la óptica empresarial. Aunque tenga teóricamente la información, no podrá aplicarla pues no “ve” la situación desde arriba. Tampoco verá oportunidades ni peligros empresariales. Los verá desde su perspectiva profesional: Planilandia.

El coach empresarial ejerce la función que desempeña la esfera en este cuento: ayuda al cliente a descubrir la nueva dimensión, acompañándole a ésta y haciéndole vivir las situaciones desde esta perspectiva. Por supuesto, esto sólo es posible si el coach ya conoce Espaciolandia, es decir, si ya ha hecho el trayecto a convertirse en empresario.

En XLNS Coaching nuestro objetivo es ayudarte a pasar a la tercera dimensión, desarrollando tu Mente Empresarial. Para más información llama o escribe y te informaremos gustosamente.

(*) Basado en el libro Flatland, de Edwin Abbott Abbott